El acusado, también miembro de la Policía de San Juan, acordó la pena con la Fiscalía.


Después de más de un año, el policía Ricardo Montero podría ser juzgado por la muerte de otros dos agentes. El uniformado está acusado de matar y atropellar, cuando conducía en estado de ebriedad, a Damián Ramón Vega (25) y Marcos Luna (21) en julio de 2018. Según publicó Tiempo de San Juan, el joven acordó con la Fiscalía una pena de 3 años y 6 meses de prisión y ya solicitó un juicio abreviado.

A través de su abogado defensor, la propuesta ingresó la última semana en el Quinto Juzgado Correccional, que dirige el doctor Matías Parrón. Se trata de un acuerdo al que llegaron el abogado defensor Gustavo Sánchez y el fiscal Roberto Mallea. En el escrito Montero admite su responsabilidad por los delitos de homicidio culposo, doblemente agravado por conducir en estado de ebriedad y exceso de velocidad, según fuentes judiciales. También da su consentimiento a aceptar una pena de 3 años y 6 meses de prisión, y 9 años de inhabilitación para conducir.

La foto que complica a los agentes que circulaban en el auto.

El acuerdo, beneficioso si se contempla que por el delito que le asignan tiene una pena de 3 a 6 años de cárcel, será analizado el 7 de octubre. Pero si el juez refrenda la propuesta podría acelerarse y el debate se llevaría a cabo esta misma semana. Luego será justamente el magistrado quien anunciará la sentencia, aunque el castigo no podrá superar lo que pactaron entre el abogado defensor y el fiscal.

El caso

Montero regresaba borracho de una fiesta, junto a otros colegas, cuando atropelló y mató en su Chevrolet Aveo a otros dos agentes que circulaban en moto. El accidente ocurrió la mañana del 10 de julio de 2018, en Chimbas. Damián Ramón Vega falleció en el acto, mientras que Marcos Luna murió a los pocos días en el hospital.




Comentarios