Los animales pertenecen a un vecino. Si comprueban que hubo delito, podría haber imputaciones.


Inició la investigación por la muerte de Sahir Peñaloza, el nene sanjuanino de 2 años que falleció tras un brutal ataque de una jauría en San Juan. Los animales tenían dueño y residían en una finca aledaña a la casa de la víctima. Si comprueban que los perros fueron utilizados como un instrumento por alguien, podría haber imputaciones.

La causa por la terrible muerte del pequeño recayó en un principio en el Segundo Juzgado de Instrucción, pero este jueves el juez Pablo Flores decidió derivarla al Juzgado de Corrección. Allí está el juez Ricardo Moine, quien en declaración a Diario de Cuyo, confirmó que esperaba los resultados de la autopsia del menor que iba cumplir 3 años este próximo 10 de septiembre para continuar con la investigación.

Por ahora no hay detenidos por la tragedia. Se supo que el casero de la finca donde habitaban los perros declaró, pero el magistrado no encontró en un principio un delito doloso.

Dolor en la familia del chico fallecido

El caso tiene consternada a la provincia de San Juan. Según contó el abuelo de Sahir, Juan Antonio Peñaloza, el miércoles alrededor de las 14 el pequeño salió de su vivienda a jugar con los perros del vecino, propietario de la finca “Los Abuelos”. Cuando fue a buscar a su nieto, vio a los animales atacando y mordiendo al chico. Lo trasladó al hospital, pero el menor no resistió a las heridas y falleció a los minutos.

La Policía Ecológica trasladó a seis de los nueve perros a una organización no gubernamental que adiestra canes. Los mismos fueron observados y en los primeros indicios, no manifestaron ser agresivos.





Comentarios