Ocurrió en la provincia de San Juan. El niño tiene nada más que 2 meses.


Este miércoles por la mañana, una mujer llegó al Hospital Marcial Quiroga, de San Juan, con su bebé de 2 meses en brazos. El niño tenía el cráneo fracturado y otra fractura en el húmero. Ahí la mamá del bebé dijo que se le había caído en la bañera pero los médicos no le creyeron y empezaron una investgación judicial porque creen que la mujer le podría haber pegado.

Según publicó Diario de Cuyo, la madre del bebé fue identificada por la Policía como María Órdenes, de 20 años. Cuando llegó al nosocomio dijo que había querido bañar al niño y que se le había caído. El bebé está muy grave porque tiene el cráneo fracturado en dos lugares:  en el parietal izquierdo y  en el hueso occipital de ese costado. Además, el niño llegó con el húmero del brazo derecho quebrado, dijeron fuentes policiales. A los médicos les llamó la atención la gravedad del cuadro con el que ingresó y decidieron indagar más en la madre para saber qué ocurría.

Los profesionales del nosocomio no le creyeron la versión a la mujer y por eso decidieron radicar la denuncia en la Comisaría 13ra, de Rivadavia, al oeste de la provincia de San Juan. Sin embargo, la mujer aún no fue detenida porque restan los exámenes al niño para saber si es posible que se haya caído como indicó su madre. Una de las cosas que le llamó la atención a los médicos es que las fracturas en la cabeza las tenía del costado izquierdo, mientras que la lesión en el brazo era en el sector derecho.

Ahora, restará el exámen del médico legista para determinar si es posible que el bebé se haya caído y se haya lesionado de esa manera. Hasta tanto, su madre no será detenida y el niño fue trasladado al Hospital Guillermo Rawson, en Capital, donde intentan salvarle la vida.






Comentarios