El pequeño tenía 15 meses de edad y se llamaba Aarón. Ella es la madre biológico y él, el padrastro. Ambos están detenidos en Bouwer.


Finalmente, el fiscal de Morteros, Alejandro Acuña, decidió elevar a juicio la causa que investiga por la muerte de un bebé de tan sólo 15 meses, Aarón, ocurrida en octubre de 2018 luego de una golpiza propinada por sus padres, quienes están detenidos en Bouwer.

Están imputados y presos la madre del niño, Julieta Gutiérrez (20), y su concubino, Emilio Sebastián Álvarez (28).

La mujer está imputada como supuesta autora de “homicidio calificado agravado por el vínculo” y de “homicidio calificado”, en el caso del padrastro del menor.

Gutiérrez es madre de otros dos niños de 3 y 7 años. El mayor se encuentra al cuidado de la abuela paterna, en tanto que el menor está a cargo de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf).

La autopsia realizada en Córdoba arrojó como resultado que la muerte de Aarón se produjo a raíz de un traumatismo abdominal severo que desencadenó un shock séptico, señala La Voz de San Justo.

La causa, en caso de no existir oposición por parte de los defensores, será girada a la Cámara Criminal y Correccional de San Francisco.

El día que Morteros se conmocionó. Todo ocurrió el  14 de octubre de 2018, cuando un bebé de 15 meses de edad ingresó en al Hospital de Morteros presentando serias lesiones producto de una brutal golpiza.

Desde allí fue trasladado al Hospital “J. B. Iturraspe” de nuestra ciudad y posteriormente al Hospital de Niños en Córdoba, donde terminó falleciendo.

El fiscal Acuña, tras tomar testimonios en el grupo familiar del niño, decidió la inmediata detención de su madre y de su pareja.





Comentarios