Los aspirantes entregaron alimentos al espacio de Frontera.


Integrantes de la escuela “Aspirantes menores llamaradas” a cargo del Bombero Voluntario Diego Gaetán junto a colaboradores de la Parroquia Nuestra Sra. de La Consolata se dirigieron hacia el merendero “Sueños compartidos” de Frontera para entregar la mercadería recolectada en la campaña que tenía como eslogan “Una leche por un abrazo”.

Niños que asisten al merendero recibieron a los bomberos con mucha alegría, donde se compartió una tarde de risas, juegos y canciones.

Desde la institución se mostraron agradecidos por la gente que ayudó. “También hay que agradecer a todas las personas que colaboraron con sus donaciones para que esta campaña se haya podido cumplir”, remarcaron.




Comentarios