El martes pasado Salta tuvo el registro de casos de coronavirus más alto desde que comenzó el 2021. Alcanzó los 198 contagios en 24 horas, una cifra que preocupa porque muestra la inminente llegada de la tan temida segunda ola, que conlleva las nuevas cepas del COVID-19 regadas en otros países. El sistema sanitario de la provincia se prepara para hacerle frente esta inevitable realidad.

Días atrás, se confirmó que hay circulación comunitaria de Manaos, Reino Unido, Río de Janeiro y California en el país mientras la campaña de vacunación avanza a paso lento. Como sucedió en 2020, el pico de afectados se da primero en Buenos Aires, donde algunos expertos ya afirman que se transita el escenario de un crecimiento sostenido de los casos y muertes. Esa situación se espera en Salta para abril o en mayo, según consideró el reasumido titular del Comité Operativo de Emergencia (COE), Francisco Aguilar.

Lo peor de la pandemia en la provincia se vivió entre septiembre y octubre del año pasado, cuando rondaban los 400 casos por día y había una situación de colapso en las camas de internación. En lo que va de 2021, suman 6.674 casos en la provincia. El departamento Capital es el más afectado, con 3.217 contagios entre el 1 de enero hasta la fecha. Le siguen en cantidad Metán con 609; Anta, 337; Rosario de la Frontera, 338; San Martín, 288; Rosario de Lerma, 270; Orán, 269 y Cerrillos con 241 casos.