Detuvieron al conductor de nacionalidad boliviana en inmediaciones del volcán Llullaillaco, a más de 4000 msnm.


Los narcos siempre se las ingeniaron para pasar por los lugares más inhóspitos para evitar los controles, pero esta vez, fueron detenidos con 380 kilos de cocaína “escondidos” en bolsas de arpillera que eran transportadas en la caja de una camioneta robada en el país vecino de Chile.

El paraje donde Gendarmería logró detener la camioneta. (Gendarmería Nacional)

Un escuadrón de Gendarmería Nacional se encontraba realizando controles nocturnos en un paraje de la puna salteña, sobre la Ruta Provincial Nº163, a más de 4000 msnm y en inmediaciones del volcán Llullaillaco, cuando observaron un vehículo que se acercaba, y al divisar el control, pegaba media vuelta y huía a toda velocidad.

(Gendarmería Nacional)

Los gendarmes inmediatamente subieron a sus vehículos y comenzaron la persecución, hasta que con riesgosas maniobras lograron detener la camioneta.

(Gendarmería Nacional)

La zona en donde se produjo el encuentro es absolutamente inhóspita, razón por la cual debieron transportar la camioneta y su más que dudosa carga al asiento del Grupo “Socompa”, donde se realizó una inspección minuciosa del vehículo.

Otros elementos secuestrados durante el procedimiento. (Gendarmería Nacional)

En la caja de la camioneta había 12 bolsas de arpillera conteniendo 373 paquetes de cocaína pura, un total de 380 kilos y 17 gramos.

La camioneta, que había sido reportada como robada en Calama, en el vecino país de Chile.. (Gendarmería Nacional)

Dentro del vehículo, que había sido reportado como robado en el mes de marzo en Chile, se encontraron equipos de comunicación, tabletas, computadoras, baterías y otros accesorios.

Todo quedó en manos del Juzgado Federal de Salta, quien además dispuso la detención del ciudadano boliviano al volante de la camioneta.





Comentarios