Se trata del Fuerte de Cobos edificado en 1690. Denuncian que personas ingresan y destruyen sus antiguas instalaciones. 


Ubicado en Cobos, el Fuerte Nuestra Señora de Santa Ana fue declarado Monumento Histórico Nacional ya protegió a la ciudad de Salta del ataque de los nativos. Sin embargo, su historia parece no importarle a las personas que aprovechan que no tiene sereno para entrar y arruinar sus antiguas instalaciones. 

Vidrios rotos, barandas destruidas, agujeros en pisos, paredes y techos, linteles rotos con paredes escritas son las lamentables huellas que dejan a su paso los vándalos. Algunos vecinos vieron entrar a personas con un detector de metales, cavaron el piso y en la paredes de adobe en un intento por encontrar objetos de valor.

Fuerte de Cobos (El Tribuno)

El Fuerte de Cobos fue declarado monumento nacional el 14 de julio de 1941 por decreto 95.687 y desde ese momento es el Gobierno nacional el que debe hacerse cargo de su preservación, cuidado y refacción, pero lamentablemente nunca se asumió esa responsabilidad. Tampoco cuenta con una persona que lo cuide. 

El Fuerte Nuestra Señora de Santa Ana, en Cobos, fue construido en el año 1690 para detener la avanzada de los ataques de los nativos hacia una creciente ciudad de Salta. Se trata de una casona de dos plantas ubicada sobre una lomada, desde donde se supone que realizaban vigilancias hacia el sector Este, dirección desde donde podrían venir los malones integrados por aborígenes del Chaco.




Comentarios