El número de vehículos crece, también lo hace el caos vehicular, lo que no crece es la infraestructura que los contenga.


Una vez más el inicio de clases pone en evidencia un problema creciente en la ciudad de Salta, y es la ausencia total desde hace años, y hasta podríamos decir más de una década, de obras de infraestructura que traten el crecimiento del tráfico vehicular en la ciudad de Salta.

Y es que es una cuestión de simpleza matemática, todos los años la ciudad crece en habitantes, esos habitantes necesitan transportarse, por lo tanto, cada año vemos un poco más saturado el tránsito de la ciudad, y si a esto le sumamos la ausencia de planificación y de obras, el resultado es bastante previsible: una ciudad sumida en un caos vehicular al punto que comience a afectar la calidad de vida de los habitantes.

Por supuesto que el caos se irá generando gradualmente, y en estos días ya tenemos muestras de lo que le espera a la ciudad en los años venideros si continúa la desidia a la hora de enfrentar el problema, una de estas muestras, entre varios ejemplos que se pueden encontrar hoy en Salta, es la rotonda del colegio San Pablo en el Grand Bourg, que se encuentra en la intersección de las avenidas Arenales y Juan Domingo Perón.

Caos rotonda San Pablo. (web)

Este punto caliente y mal resuelto del tráfico salteño volvió a generar caos en el día de inicio de clases, generando filas de autos de varios kilómetros que se extienden por la avenida Juan Domingo Perón y la Circunvalación Oeste y que pusieron a prueba la paciencia de cientos de padres y trabajadores que tuvieron la mala fortuna de no poder evitar el horario pico.

Para empeorar la situación, a causa de las intensas lluvias, los semáforos de la rotonda se encuentran fuera de funcionamiento; por lo que bocinazos, insultos y maniobras bruscas fueron una postal del día de regreso a clases de quienes deben transitar por estas arterias del oeste de la capital.

La obra para un paso bajo nivel en la rotonda del colegio San Pablo y dos puentes entre avenidas Savio y Arenales fue anunciada por la provincia a comienzos del año 2017, anunciando que “las tareas serán financiadas a través de un crédito gestionado ante el Fondo Fiduciario Federal de Infraestructura Regional (FFFIR), cuenta con un presupuesto oficial cercano a los $250 millones y tienen un plazo de ejecución de 18 meses. La apertura de los sobres licitatorios se desarrollará el 24 de febrero, en la Dirección de Vialidad de Salta”.

Paso bajo nivel rotonda San Pablo. (Gobierno de Salta)

Sin embargo, la obra nunca se hizo, y el dinero del crédito se destinó para otros asuntos que la Provincia estimó más urgentes en su momento.






Comentarios