Sucedió en San Lorenzo que dos bicipolicías asistieron a la criatura que estuvo al borde de la muerte.


En la tarde del martes, dos bicipolicías se convirtieron en héroes al salvarle la vida a un bebé de cinco meses que se había atragantado con un pedacito de galletita.

Mientras los dos efectivos de la Sección Protección Espacios Recreativos y Turísticos patrullaban la Quebrada de San Lorenzo, escucharon los gritos desesperados de una madre a la altura de la parada de colectivos.

El bebé de la mujer se había desvanecído en sus brazos con principio de asfixia, y al ver la escena, los efectivos no dudaron en actuar. Inmediatamente le practicaron los primeros auxilios y ejecutaron diferentes técnicas hasta que el infante expulsó el trozo de galleta.

Afortunadamente, esto desbloqueó sus vías respiratorias y la criatura volvió de a poco a adquirir un color saludable, a la vez que se estabilizó.

El bebé fue trasladado luego a hasta el centro de salud local para una asistencia profesional, fuera de peligro.






Comentarios