Dijeron que eran empleados del nosocomio y que un médico les había entregado los medicamentos para la venta. 


Ayer por la tarde detuvieron a dos hombres que escondían 31 bolsas de suero en una mochila. Circulaban a bordo de una moto cuando la Policía los interceptó y revisó sus pertenencias.

Durante la requisa y tras el hallazgo de los elementos, los hombres dijeron que eran empleados del Hospital San Bernardo y que un medico les había entregado los sueros para que los vendan.

Representantes del Hospital San Bernardo radicaron la denuncia correspondiente.






Comentarios