Las malas condiciones climáticas complicaron la salida y el aterrizaje de los aviones. 


Una fuerte tormenta despertó a los salteños y perjudicó a las personas que tenían que viajar en las primeras horas de la mañana desde el aeropuerto “Martín Miguel de Güemes” de Salta.

La intensa lluvia, que también incluyó descargas eléctricas, demoró todos las salidas y llegadas de los vuelos a los diferentes destinos. 

Según el relato de una pasajera varada, en un primer momento el aeropuerto de la ciudad estuvo cerrado por las malas condiciones climáticas. Los aviones no podían aterrizar ni tampoco despegar. La situación se está normalizando de a poco. 






Comentarios