La medida de la Municipalidad de Salta es en respuesta a los hechos de inseguridad y violencia que sucedieron en años anteriores.


Los fanáticos de las carpas tendrán que salir de la Capital hacia el Valle de Lerma para poder darse el gusto de tirar unos pasos, siendo que este año continuará la veda para este tipo de sitios bailables.

La restricción rige desde hace dos años producto de las malas experiencias en la Capital en años anteriores, donde el descontrol y el consumo de alcohol produjo incidentes violentos a la salida de las carpas.

A pesar de esto, el municipio aclaró que podrían contemplar los casos de las carpas que funcionen a 100 metros de distancia de los barrios.






Comentarios