El pequeño estaba almorzando con sus papás en el balneario municipal. Los hombres le practicaron maniobras respiratorias.


Una familia estaba almorzando en el balneario “Carlos Xamena” cuando su bebé de 18 meses se ahogó con un trozo de carne. Los padres, desesperados, comenzar a gritar y tres guardavidas del predio lo ayudaron. 

Los hombres que salvaron al pequeño son Andrés Pineda, Roberto Ariel Coria y Franco Gabriel Bignon. Le practicaron las maniobras adecuadas para despejar las vías respiratorias y lograron sacarle el trozo de carne con el que el niño se había ahogado. Luego fue atendido por enfermeros. 

Tras la exitosa intervención, el administrador del balneario, Julio Coria, ratificó que el niño no se encontraba dentro del espejo de agua sino en cercanías almorzando con sus padres. “En solo segundos la vida de todos puede cambiar, por eso hay que saber actuar. Estamos orgullosos de nuestros trabajadores que se han preparado para ocupar el lugar que ocupan”, expresó.






Comentarios