Se llama Maximiliano Mamaní. Es profesor de folclore, bailarín y estudiante de Antropología. Su reflexivo mensaje se hizo viral el día del partido entre River y Boca. 


El día del partido entre River y Boca en la Copa Libertadores circuló una foto acompañada de un texto que fue furor en las redes sociales. La imágenes se llamaba “Superclásico beso marica” y en ella se vía a dos hombres con la camiseta de los equipos contrincantes fundiéndose en un beso en a puerta del convento San Bernardo.

Beso Salteño. (Web)

La reflexión del “Superclásico beso marica” habla de la diversidad, del respeto por lo diferente, del rechazo de los estereotipos y de la violencia naturalizada en el fútbol. “Nos han enseñado que el fútbol es una cosa de hombres (de machos). Nos han enseñado que el que piensa distinto, el que tiene la casaca de color distinto es un blanco para la burla, el desprecio, los insultos, la pelea, el odio”, reza el texto que al final sentencia: “Un clásico argentino no es un Boca y River, un clásico argentino es ver cómo nos estigmatizan, nos insultan, nos expulsan, nos odia, nos matan”. 

Al respecto, su creador Maximiliano Mamaní, profesor de danzas folclóricas, bailarín y estudiante de Antropología oriundo de Tilcara (Jujuy), explicó que la idea surgió porque el superclásico futbolero coincidía con la marcha LGBT en Salta y en todo el país. “Se me ocurrió unir estos dos espacios para dar un tipo de mensaje”, resumió.

Nosotros, como maricas y como gente que transita otros espacios, las villas, los pueblos, venimos a mostrar otra forma de entender el amor. No solo somos LGBT, porque LGBT es una norma colonial en última instancia, y nosotros somos otra realidad, somos otros cuerpos, que tenemos otros colores de piel, otras corporalidades, otros rasgos, que en Argentina se ha negado y se ha matado; somos de la pobreza, somos de la periferia de las ciudades, de la periferia del país”, detalló el artista. 






Comentarios