Elementos de trabajo y herramientas fueron el botín que se robaron de una casa de tatuajes y piercing ubicada en pleno centro salteño. Tras la denuncia del dueño del local, detuvieron al ladrón. Se trata de un joven de 19 años.

La investigación duró un par de días y se respaldó en la cámaras de seguridad de la zona y también en las redes sociales. El delincuente se llevó maquinas de tatuar valuados en una gran cantidad de dinero, también pinturas, piercings y otros objetos. Lo atraparon en el barrio San Benito.