El hombre frenó la camioneta para detener una agresión, pero la supuesta víctima le terminó robando el celular.


Un hombre que se desempeña como supervisor en la empresa Agrotécnica Fueguina se llevó un gran chasco por ser un buen samaritano. Manejaba por avenida Costanera de la ciudad de Salta, cuando vio que un grupo de hombres y mujeres estaba agrediendo a una joven, y para disuadir a los agresores el buen samaritano acercó la camioneta hasta el lugar de la agresión.

Avenida Costanera.

Al ver el vehículo, los agresores se alejaron del lugar, y la víctima se acercó hasta la ventanilla del conductor para darle las gracias, “gracias doncito, justo está mi tía”, dijo señalando hacia donde se encontraba otra persona, y cuando el conductor miró hacia donde esta señalaba, el lobo con piel de cordero aprovechó la distracción para manotear un celular de la camioneta y salir corriendo.

El samaritano frustrado salió entonces en persecución de la falsa víctima hasta que la vio meterse dentro de una casa. Pero justo en ese instante llegó la policía, que había sido alertada por peatones que presenciaron la escena, y la ladrona quedó arrinconada en la vivienda, negándose a salir. Ante la resistencia, llegó otro móvil policial y lograron trasladar a mujer a la comisaría. Sin embargo, el celular nunca apareció.

El sábado, la fiscal Buabse solicitó la detención de la mujer, y este lunes fue imputada por el delito de robo y resistencia a la autoridad en concurso real, más la declaración del hecho cometido en flagrante delito.




Comentarios