La decisión fue tomada por la intendenta interina de Rosario de Lerma, Sara Gerez.


Tras la renuncia de Ignacio Jarsún a la intendencia de Rosario de Lerma para asumir como diputado provincial, Sara Gerez, asumió la conducción el municipio salteño de manera interina, y decidió echar a empleados que figuraban como contratados pero que no iban a trabajar.

La semana pasada se conoció la noticia de que habían despedido a 180 empleados de la Municipalidad de Rosario de Lerma. Ante la novedad, Gerez aclaró que las personas despedidas fueron 45 y que la mitad eran ñoquis. Algunos de ellos debieron ser notificados vía Whatsapp porque ni siquiera tenían sus domicilios legales en Recursos Humanos de la comuna.

“Algunos contratados no tenía sentido que siguieran y con este grupo de personas dialogamos. El problema se suscitó con los contratados que nunca vinieron a trabajar y que son de Salta algunos y otros de aquí”, dijo Gerez, quien cumplirá su mandato interino hasta el 10 de diciembre, fecha que asumirá el intendente electo, Enrique Martínez.

“El lunes vamos a dar sin problemas los nombres de los contratados que nunca se presentaron a trabajar en la comuna. Y también vamos a denunciar la manipulación de la información en contra de la mi gestión al frente de la comuna por estas semanas”, sentenció la intendenta. 




Comentarios