Estuvo más de seis años recluido en el penal de Villa las Rosas en Salta, pero el deporte lo ayudó a salir adelante.


Una historia de película: estuvo más de seis años encerrado en el Penal de Villa Las Rosas, ubicado en la ciudad de Salta, pero fue allí donde descubrió el rugby, el deporte que le brindó las herramientas necesarias para salir adelante. Hoy, Gabriel Delgado tiene 24 años, y vive en libertad con su esposa e hijo, trabajando como cocinero en una empresa.

Según Delgado, el practicar rugby durante su encierro fue clave para su reinserción en la sociedad, ya que practicando el deporte conoció la noción del equipo, del coraje, del apoyo, del valor de cada individuo dentro de un grupo, el entrenamiento y la fuerza de voluntad.

Arrepentido de sus actos, agradece haber podido obtener otra oportunidad: “Aprendí a jugar, y ahí conocí los valores, el compañerismo; las cosas que te enseña son hermosas, y la verdad que a mí me cambió, me siento orgulloso porque se que todos cometemos errores”.

El Ejército Argentino junto a Los Infernales de Villa Las Rosas (Facebook Fundación Espartanos)

Gabriel Delgado fue parte de Los Infernales, el equipo que honra en su nombre al ejército de gauchos de Martín Miguel de Güemes. Se trata de uno de los equipos del proyecto nacional desarrollado por la Fundación Espartanos, que busca contribuir y constituirse como un espacio de rehabilitación para los privados de libertad.

En diálogo con FM Profesional, Delgado compartió un mensaje de esperanza: “Busquen en el rugby, el fútbol; el deporte te ayuda muchísimo a salir, te despeja la mente, todo, es muy bueno”. Orgulloso de sí mismo, agradeció a Dios poder tener una segunda oportunidad.

El Ejército Argentino junto a Los Infernales de Villa Las Rosas (Facebook Fundación Espartanos)




Comentarios