El vehículo a control remoto ayuda a calmar el miedo y el estrés prequirúrgico.


El Hospital Público Materno Infantil incorporó un divertido recurso que busca minimizar los miedos y el estrés que sufren los pacientes antes de entrar al quirófano. Es a través de un auto a batería y control remoto donado por el Concejo Deliberante.

Los vehículos eléctricos no solo consiguen que los más chicos se distraigan antes del proceso quirúrgico, sino que además crean un ambiente más calmado y alegre. No deja de ser una iniciativa sencilla pero que aporta un gran valor a la humanización de la cirugía pediátrica.

El responsable de Quirófano del Hospital Público Materno Infantil, Oscar Ramos Sánchez, explicó que hace tiempo se evalúan formas de mermar el estrés y el trauma de los niños previamente a sus cirugías. El auto a control remoto es un recurso importante. También contó que otra idea es acondicionar las salas de operación con imágenes infantiles.

Esta ​iniciativa se implementa en otros hospitales del país como el Pedro Elizalde de Buenos Aires. 




Comentarios