La niña, de 13 años, debió ser trasladada de urgencia al hospital por la gravedad de sus heridas.


El lunes por la madrugada, a la altura del kilómetro 10 de la ruta provincial 30, cerca de Piquete Cabado, encontraron a un hombre y su hija de 13 años, que se trasladaban en motocicleta, al costado de la ruta, golpeados y que evidentemente habían sido embestidos por un vehículo.

El hombre contó que habían sido atropellados por un camión, pero que este no había frenado a asistirlos, optando por darse a la fuga y abandonar a las víctimas a su suerte.

Los policías que investigaron la zona encontraron el paragolpes de un camión, y con esta evidencia iniciaron la búsqueda del desaprensivo conductor. Finalmente, el camión fue localizado en la playa de estacionamiento de una empresa de la zona y su conductor se encontraba durmiendo la siesta en el interior del camión.

El conductor del camión fue identificado como Juan Alberto Salazar, de 26 años. El fiscal penal de Joaquín V. González, Gonzalo Gómez Amado, lo imputó por el delito de lesiones culposas en accidente de tránsito agravado por la conducción imprudente y antirreglamentaria y por haberse dado a la fuga. Por otra parte, solicitó su detención y que además de la revisación médica, se le extrajera sangre para verificar si había consumido bebidas alcohólicas y otras sustancias.

Las víctimas fueron asistidas en el lugar, y la menor debió ser trasladada al hospital Materno Infantil de Salta por la gravedad de las lesiones recibidas.




Comentarios