Luego de tres meses preso, el único detenido por el caso de las facturas apócrifas abandonó la cárcel, aunque continúa imputado.


La Justicia Federal le concedió la libertad a Matías Huergo bajo caución juratoria -algo así como “bajo palabra”-. Si bien su excarcelación se la había concedido el juez Julio Bavio con una fianza de $ 10 diez millones, el dueño de Secsa y Arcadio demostró no tener ese dinero y se le concedió la libertad “bajo palabra” y con la condición de comparecer ante el juzgado cada quince días.

Recordemos que Huergo se encuentra imputado, por ahora es el único, por la causa de las facturas apócrifas que escandalizó a Salta. La causa es llevada adelante por la Justicia Federal y AFIP. La causa comenzó a tornarse más compleja a medida que transcurría la investigación, y se comenzó a investigar el pago de sobornos a funcionarios.

Con archivos encontrados en las computadoras de Huergo y con el entrecruzamiento de llamadas que realizaba el empresario con distintos actores se comenzó a barajar la posible existencia de pago de sobornos a funcionarios para el direccionamiento de obras para ser realizadas en la Municipalidad de Salta, Aguas del Norte y la Provincia.

Pese a recuperar la libertad después de 94 días, Huergo continúa imputado por el delito de asociación ilícita tributaria en perjuicio del Estado ya que su situación procesal no se resolvió aún.





Comentarios