Tras los constantes reclamos y consultas, el Gobierno de la Provincia de Salta finalmente confirmó que desde fines del 2019 no hay fondos para la Copa de Leche, y por el momento no prevén destinar recursos para este programa, el cual se encargaba de servir un refrigerio a alumnos de escuelas públicas.

Cuando se eliminó el impuesto provincial que financiaba la Copa de Leche, los funcionarios decidieron que no era necesario que siguiera el programa en las escuelas por el aumento de fondos para asistencia alimentaria que llegan de Nación desde el año pasado.

Se confirmó desde el Gobierno Provincial que no contemplan destinar recursos para el programa.la gaceta

Durante más de 50 años funcionó el programa Copa de Leche en la ciudad de Salta, y en sus últimos años llegó a alimentar a 120 mil alumnos. Para muchos niños era el primer plato de comida del día, y el más importante. Provincia sostiene que el programa no es necesario porque desde Nación se aumentaron los recursos destinados a la alimentación de las familias vulnerables en medio de la crisis socioeconómica, acentuada por la pandemia por coronavirus.

Sin embargo, desde comedores, escuelas y otros organismos se expresó repudio por esta medida. Juana Gutiérrez, la encargada del comedor Soldaditos de Cristo del barrio Finca Independencia, trabaja en la escuela Velarde y sostuvo en diálogo con El Tribuno que puede ver que muchos chicos van con hambre al colegio porque sus familias no tienen qué darles de comer.

Se confirmó desde el Gobierno Provincial que no contemplan destinar recursos para el programa.el tribuno

Por otra parte, el Sindicato de Trabajadores de la Educación de la Provincia de Salta compartió un parte de prensa oficial en sus redes donde expresaron su profundo rechazo a esta decisión. El comunicado sostiene que el Gobierno “incumple con su obligación de garantizar condiciones mínimas e indispensables para lograr aprendizajes de calidad”.

Además, sostienen que los argumentos se caen cuando nos encontramos en un contexto de pandemia, donde se incrementó potencialmente la pobreza, y las mayores víctimas son niños y adolescentes. Por esta razón, exigen que esta medida se retrotraiga.