El exmagistrado está acusado de no haber investigado denuncias por secuestros y homicidios durante la dictadura.


Mañana comienza el juicio oral y público contra el exjuez Ricardo Lona acusado de haber omitido investigar las denuncias por secuestros, desapariciones y homicidios que llegaban a su juzgado durante la dictadura.

Se trata del onceavo juicio de lesa humanidad en Salta y el único imputado será exmagistrado.

Lona era el único juez federal en Salta durante la dictadura. Ahora está acusado de no haber investigado el secuestro y desaparición forzada de Miguel Ragone, ex gobernador de Salta, y el asesinato de Santiago Arredes y la tentativa de homicidio de Margarita Martínez de Leal, testigos de los hechos cometidos contra Ragone.

Son querellantes por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Gastón Casabella; por el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, David Leiva, María José Castillo y Martín Plaza; y Matías Duarte, por la familia Ragone. Todos acusan directamente a Lona de la participación en la desaparición y asesinato de Ragone y buscan la cadena perpetua.

También está acusado de tener responsabilidad en la Masacre de Palomitas. Los organismos de Derechos Humanos señalan que a Lona se lo acusa de haber omitido evitar la muerte de las víctimas en su carácter de juez federal y, con posterioridad, haber omitido investigar, “con el propósito de procurar la impunidad de los partícipes, cumpliendo una promesa anterior”.

Las víctimas de la Masacre de Las Palomitas fueron Benjamín Leonardo Ávila, Celia Leonard de Ávila, Georgina Graciela Droz, María del Carmen Alonso de Fernández, Evangelina Botta de Linares, Roberto Luis Oglietti, Pablo Eliseo Outes, José Victorio Povolo, Alberto Simón Savransky, Rodolfo Pedro Usinger y María Amaru Luque de Usinger.





Comentarios