Las hamacas y los sube y baja están dañados. Vecinos de la zona aseguran que es consecuencia del mal uso que le dan los adultos.


A 13 días de la inauguración de la Plaza Gurruchaga, sus instalaciones ya están rotas. Los vecinos de la zona están molestos y aseguran que los responsables son los adultos.

Las hamacas y los sube y baja están totalmente dañados. La gente que vive cerca de la plaza asegura que los niños son los más perjudicados por la situación ya que son adultos los que hacen un mal uso de las instalaciones.

La Plaza Gurruchaga estuvo muchos años en mal estado y en el último tiempo se destinó una importante inversión para arreglarla. Primero se construyó una gran cisterna destinada a mitigar las inundaciones y luego el parquizado e instalación de juegos para los más chicos. El cuidado duró poco tiempo. 





Comentarios