Griselda Rangeón, de la Coordinación Epidemiológica, aclaró que el vector de la fiebre hemorrágica boliviana no habita en territorio salteño, y que sobrevive poco bajo la exposición al sol.


La semana pasada, se conoció sobre el alerta sanitaria en Bolivia luego de la muerte de una médica por arenavirus, o fiebre hemorrágica boliviana. Esta semana otro médico que estuvo en contacto con el virus y que se encontraba bajo observación falleció.

A raíz del alerta sanitaria, se comenzó a especular sobre la presencia del virus en las hojas de coca, ya que el vector es un roedor endémico del norte de Bolivia, y nada le impide circular por las plantaciones.

Sin embargo, desde el Ministerio de Salud del vecino país, explicaron que el virus tiene muy corta vida fuera del ratón, y que en contacto con el sol, “muere”, por lo que las posibilidades de contraerlo por el consumo de coca son muy escasas.

Por otro lado, la directora de Coordinación Epidemiológica dependiente del Ministerio de Salud Pública de Salta, Griselda Rangeón, ratificó esto último y agregó que el vector del virus, es decir la especie de roedor, no existe en el norte de Argentina.

Griselda Rangeón, Epidemiología de Salta. (Web)

De todas formas, aclaró que si bien la enfermedad no está presente en Salta, “se encuentra en el algoritmo provincial de vigilancia del síndrome febril agudo, para diagnóstico diferencial ante sospecha clínica, disponible en todos los servicios de salud de la provincia”.

Con respecto al coqueo, la funcionaria explicó que no se pudo demostrar que el virus pueda ser trasmitido por vía oral, “lo que sumado a la labilidad en el ambiente y su sensibilidad a la luz solar, hace que sea muy poco probable el riesgo para las personas que coquean.”






Comentarios