Como sucede en muchos de estos casos, la habían atraído a la provincia patagónica con promesas de trabajo, pero fue vilmente engañada, obligada a prostituirse, y encerrada para que no escape.


En mayo de este año, una joven salteña de 25 años viajó a la ciudad chubutense de Comodoro Rivadavia con la esperanza de un nuevo puesto de trabajo que le habían ofrecido, pero al llegar, la golpearon, encerraron y obligaron a tener sexo con hombres desconocidos.

Durante dos meses, la salteña vivó en cautiverio en una casa del barrio Las Flores, donde una madama la obligaba a practicar relaciones sexuales con distintos hombre mientras un guardia aseguraba que no escapara después de concretado el hecho.

El pasado domingo, la joven vislumbró una ventana de oportunidad y logró escapar de su cautiverio. En el transcurso de la huida, cayó en la calle, provocándose lesiones considerables.

Afortunadamente, los vecinos advirtieron la presencia de la joven herida, y llamaron a la policía, que inmediatamente contactó una ambulancia para llevarla al hospital.

Por la gravedad de las heridas, los médicos decidieron su traslado al Hospital Regional, y en el trayecto, la joven se quebró y le contó al profesional que ha habían obligado a prostituirse.

A escuchar el desgarrador testimonio, el médico informó a un policía que estaba de guardia en el centro de Salud, quien a su vez dio aviso a sus superiores.

A escuchar el desgarrador testimonio, el médico informó a un policía que estaba de guardia en el centro de Salud, quien a su vez dio aviso a sus superiores.

La joven contó la pesadilla de los últimos dos meses y se espera su completa recuperación para trasladarla a la Comisaría de la Mujer para que cuente lo que pasó.






Comentarios