Los soldados del Batallón de Ingenieros de Montaña 5, regresaron a  San Antonio de los Cobres y realizaron trabajos de pintura y carpintería en la escuela para el bienestar de los niños.


San Antonio de los Cobres es un pueblo minero ubicado en la provincia de Salta a 3.700 msnm, donde la puna y el clima curten los rostros de los niños, dejándoles esas características marcas rosadas en las mejillas.

Osvaldo Córdoba, Bruno Mamaní y Luis Torres son tres jóvenes soldados, pertenecientes al Batallón de Ingenieros de Montaña 5, que nacieron en el inhóspito pueblo, y transitaron su infancia en el Hogar Escuela Carlos Guido Spano. La pequeña institución, ubicada en el pueblo, cuyos meses más duros son junio, julio y agosto, brinda educación, refugio y alimentos a los niños de toda la región.

Los tres soldados cobreños junto a otros miembros del Batallon de Ingenieros de Montaña 5. (Web)

Los tres jóvenes fueron cobijados por la institución durante su infancia, y después de una década de ausencia, regresaron como soldados del Ejército Argentino, a dar una mano a la Escuelita que les dio todo.

Su batallón se encuentra actualmente realizando pruebas en la zona, por lo que los tres jóvenes decidieron utilizar los fines de semana para concurrir a la institución, y realizar trabajos para mejorar las condiciones del edificio, y beneficiar a los niños que asisten a clases.

(Web)

Realizaron trabajos de electricidad, carpintería y pintura, entre otros, y continúan trabajando en los dormitorios para los mas chiquitos, arreglando muebles y camas para aislar mejor a los pequeños.

A su vez, su Batallón los apoya en materia de logística y recursos, para que los tres jóvenes, que crecieron en la necesidad y la carencia, puedan ayudar a los niños de la escuela que les brindó un techo.






Comentarios