Nicolás Cajal acudió a la citación junto a su abogado, Pedro Arancibia. No tengo miedo de quedar preso, dijo ante los medio de comunicación.


El lunes, la Justicia citó a Nicolás Cajal, viudo de Jimena Salas, a declarar sobre el brutal asesinato de su mujer, quien fue ultimada de 41 puñaladas en su casa de la localidad salteña de Vaqueros.

La citación se produjo en le marco del cambio de fiscales que dispuso el flamante nuevo procurador, Abel Cornejo, cuyo principio de mandato se está caracterizando por el enroque de fiscales, y la activación de casos mediáticos.

El abogado de Cajal, Pedro Arancibia, había deslizado a los medios que su cliente podría quedar detenido luego de declarar, como sospechoso de ser el autor material del terrible crimen.

Antes de la cita, que estaba programada para este miércoles a las 15, el viudo dijo no tener miedo de quedar preso: “Tengo la tranquilidad y la confianza en que esto se va a esclarecer. Yo soy la víctima en este caso, perdí a mi mujer y hoy debo ocuparme de mis dos hijas” expresó.

“Creo que cuando hay un cambio de fiscales y esas cosas obviamente que tienen que empezar a revisar nuevamente la causa. Ahora, me parece medio extraño que después de dos años que me vienen investigando vuelvan de nuevo con esto pero es algo que sabíamos podía pasar“, sostuvo el viudo.

“Quiero justicia por Jimena y mis hijas”, concluyó.

Por otra parte, su abogado cargó contra Cornejo: “Es una injusticia lo que está sucediendo. Hay un exceso de poder en la toma de decisiones y Cornejo tiene esquizofrenia en sus declaraciones.”





Comentarios