Se trata de Hartmut Torsten Theobald. Uno de los trabajadores murió. 


Solicitaron que el productor alemán Hartmut Torsten Theobald vaya a juicio por envenenar a dos empleados de su finca. Uno de ellos murió. 

Hartmut Torsten Theobald está imputado por los delitos de homicidio calificado por el uso de veneno u otro elemento insidioso en perjuicio de Ramón Ignacio Casas y por tentativa de homicidio calificado por el uso de veneno u otro elemento insidioso en perjuicio de Benito Soraire en concurso real.

Todo comenzó a finales de octubre del año pasado cuando el productor alemán denunció que encontró a su empleado Ignacio Casas, de 56 años, muerto en su vivienda. La autopsia arrojó la presencia de un elemento tóxico que resultó coincidente con el contenido de una botella y un plato que fueron secuestrados en la mesa.

La familia Casas contó que la víctima le había advertido que su patrón lo hostigaba porque él le había hecho reclamos por su bajo salario. También les dijo que era víctima de malos tratos por parte del alemán.

El segundo caso de envenenamiento es anterior al primero que trascendió, esta vez en perjuicio de otro empleado rural, Benito Soraire, que debió ser hospitalizado, pero sobrevivió. 

Palomitas, Salta

El hombre comió la carne en mal estado que su jefe le había regalado. Se sintió mal y cuando le pidio al productor que lo lleve al hospital, este le respondió que espere hasta el día siguiente. Cuando mejoró lo denunció. Además, cuatro de sus perros aparecieron muertos. ​

Los análisis sobre la carne que ​Hartmut Torsten Theobald le entregó a Soraire determinaron la presencia del mismo potente pesticida que causó la muerte de Casas.

Entre las medidas probatorias que adjunta el fiscal en el requerimiento, se citan las pericias psicológicas y psiquiátricas del imputado, señalado como un hombre con personalidad psicopática, egocéntrica, con anestesia emocional y carente de empatía.






Comentarios