Una joven, novia del delincuente, murió mientras huía con una moto recién robada por el joven en el centro de esa ciudad.


A raíz de una tragedia vial en la que murió una joven de 18 años, ocurrido el pasado jueves en la ciudad de Tartagal, las autoridades lograron dar con un delincuente que se dedicaba a robar motos en el norte de esa ciudad, informó El Tribuno.

El delincuente, identificado como Nahuel Gerez de 19 años, había robado la moto de la calle San Martín, y acto seguido, se dirigió al domicilio de su novia, Luena Fernanda Ortíz, a quien le pidió que lo acompañara a bordo del rodado robado a su domicilio en el paraje Yacuy, a 15 kilómetros de Tartagal.

Mientras transitaban por la ruta 34, la motocicleta se detuvo, y como no arrancaba, Gerez le pidió a la joven que se subiera mientras el empujaba para hacerla arrancar. En estas circunstancias, la joven habría perdido el control y chocó contra un colectivo que salía del barrio Güemes, falleciendo en el acto.

En vez de auxiliar a su novia, el delincuente se escapó de la escena para evitar ser vinculado con el robo del rodado, e intentó darse a la fuga en un colectivo de larga distancia.

El joven fue detenido por la policía gracias al testimonio de la madre de la joven fallecida y el reconocimiento por parte del hombre a quien Gerez había robado la moto.

Con la intervención del fiscal Cabot, se realizó un allanamiento en un taller del paraje Yacuy donde se descubrieron otras cuatro motos robadas por Gerez. Su modus operandi era robar motos en la zona de tartajal, y venderlas en Santa Victoria Este o en la frontera con Bolivia.






Comentarios