Chiqui y Foxy son dos perros mestizos que desde febrero de este año dejaron su casa en Buenos Aires y están recorriendo la Argentina. Van en auto y sus choferes son Celeste y Guido, tal como cuentan sus aventuras en Instagram.

Chiqui y Foxy con el cerro Siete Colores de fondo.Instagram / @perros.viajeros.arg

Él, Foxy, tiene 12 años; es tranquilo, casero y, a pesar de sus 35 kilos, se cree un “perrito faldero” porque quiere mimos todo el día. Ella, Chiqui, tiene 7 años y es lo contrario: toda una salvaje. Prefiere salir y no duda tirarse a nadar en un lago de Bariloche por más frío que esté el día o chapotear en las acequias de la zona de Luján de Cuyo en Mendoza.

Estos mestizos eran las mascotas -casi hijos- de Charly, un hombre mayor que vivía solo con ellos. Pero cuando Charly murió en 2018, ellos quedaron desamparados. Tenían agua y comida, pero los familiares del hombre no podían hacerse cargo de dos perros adultos, tamaño grande.

El aviso de pedido de adopción llegó por las redes sociales a Celeste y Guido, una joven pareja que tiempo atrás había despedido a sus dos perros también mestizos que habían fallecido.

Chiqui, Foxy, Celeste y Guido en San Juan.Instagram / @perros.viajeros.arg

En octubre de 2019, los cuatro empezaron a vivir juntos. La conexión fue inmediata. Chiqui y Foxy se adaptaron perfectamente a la nueva vida con Guido y Celeste.

Cuando las restricciones por la pandemia les permitieron hacer un viaje, fueron por unos días a Mar del Plata. Y como la experiencia fue positiva, planificaron observar el eclipse en Las Grutas en diciembre 2020.

Chiqui y Foxy disfrutaron tanto esas vacaciones que dieron ganas de seguir. Así es que Celeste y Guido prepararon sus valijas y sus trabajos -que ya tenían virtuales por el Covid-19- para ejecutarlos desde cualquier parte del país. Él es programador y ella, farmacéutica, pero por estos días hace traducciones.

Argentina pet friendly

El itinerario por el territorio argentino arrancó en febrero por Rosario y no tiene fecha de finalización. La idea es volver por la costa argentina para aprovechar el mar. Hasta el momento llevan 12 etapas: Rosario, Valle de Calamuchita, Merlo y Luján de San Luis, San Agustín del Valle Fértil, Ciudad de La Rioja, Tafí del Valle, Cafayate, Tilcara, Ciudad de Salta, San Miguel de Tucumán, Ciudad de Mendoza.

A la salida de una caminata por una mina.Instagram / @perros.viajeros.arg

En cada etapa, buscan un alojamiento con dos requisitos fundamentales: que acepten a los perros y que tenga wifi, ya que de lunes a viernes son días de trabajo normales para los humanos que acompañan a la pareja canina.

”Pensamos que sería más difícil; teníamos pocas expectativas”, confiesan Celeste y Guido a pocas horas de haber comenzado una nueva etapa en Bariloche. Es que descubrieron que en todos lados hay muchas actividades que se puede hacer con mascotas. Los únicos sitios que han debido resignar son los parques nacionales, ya que está prohibido el ingreso con animales.

Viendo pasar el Tren de las Nubes.Instagram / @perros.viajeros.arg

Incluso han tenido buenas experiencias a la hora de contratar casa o cabaña para vivir en cada punto elegido. “A veces, en la página de internet dicen que no admiten mascotas, pero después hablás y le explicás y te alquilan”, reconocen Celeste y Guido.

Chiqui y Foxy dan muestras suficientes de que la tendencia pet friendly en la Argentina ha llegado para quedarse.

Chiqui saludando a las llamas.Instagram / @perros.viajeros.arg

Han posado frente al Monumento en homenaje a los animales comunitarios de Rosario; en Abra del Acay a 4.995 msnm con el Tren de las Nubes de fondo; en el puente de Cafayate donde se filmó la escena de Leonardo Sbaraglia en Relatos Salvajes; y delante del cartel de La Quiaca, donde dice que Ushuaia (una ciudad a la que piensan visitar) se encuentra a 5.121 km de distancia desde ese punto.

Foxy y Guido en las Salinas Grandes de Jujuy.Instagram / @perros.viajeros.arg

Pasearon en el teleférico que los llevó a la cima del cerro San Bernardo en Salta; caminaron hacia La Garganta del Diablo en Tilcara “mojando las patitas” en el río que acompaña el trayecto; jugaron entre los viñedos salteños de uva torrontés; interactuaron con las llamas en las Ruinas de Quilmes (Tucumán); persiguieron pececitos en el río La Banda y nadaron en los ríos de las sierras cordobesas.

Los mestizos también participaron de la excursión en auto con diferentes paradas explicativas en el Valle de la Luna, visitaron una bodega en Mendoza y jugaron en las Salinas Grandes de Jujuy con unos zapatitos especiales para cuidarse las patitas de la sal.

Tips pet friendly

Hay tantas experiencias de viaje como viajeros, teniendo en cuenta sus edades, gustos, ritmos de caminata, mañas... Con las mascotas sucede lo mismo.

En el caso del viaje que han emprendido Chiqui y Foxy son ellos quienes están primero en la lista de prioridades. “Paramos las veces que sea necesario”, admiten Guido y Celeste que aseguran que lo positivo de esta aventura es que los perros imprimen otro ritmo al viaje: “es más tranquilo, más lento”.

Cada vez que llegan a un lugar se acostumbran a los nuevos sonidos y olores. Cada vez que Celeste y Guido empiezan a preparar el equipaje, Chiqui y Foxy se ponen en alerta; entonces, saben que llegó la hora de subirse al auto nuevamente para la próxima aventura.

Las claves para disfrutar son sencillas, de acuerdo a la experiencia de Celeste y Guido:

  • Animarse: “A veces cuesta salir, pero la pasamos muy bien”, dicen
  • Seguridad: “Los perros deben tener su collar con la chapita que diga el número de teléfono por si se pierden”.
  • Cinturón de seguridad: “Los perros siempre deben ir atados”
  • Ser cuidadoso: “Limpiar y que las cosas queden en condiciones. Eso permitirá que sigan aceptando perros en salidas y alojamientos”