Chascomús es una alternativa excelente para turismo en el día o de fin de semana. Un recorrido familiar, de aventuras y deportes acuáticos o simplemente para conocer su historia.


El paseo es para disfrutar completamente y los ríos son los límites naturales.Tiene el Sistema de Lagunas Encadenadas como recurso natural relevante: Laguna Vitel, Laguna Chascomús, La Adela, El Burro, Chis Chis, Tablillas y Barrancas. Y muchas lagunas más.

Con aproximadamente 35.000 habitantes, Chascomús disfruta de un ritmo de vida tranquilo costumbres aún de pueblo, lo que se nota a lo largo de toda la zona costanera.

Ubicada a 125 kms. de Ciudad de Buenos Aires, se accede viajando por la Ruta 2, y se ingresa al partido al cruzar el río Samborombón. Algunas de las localidades con servicios al turista e interesantes de visitar son Gándara, Adela, Monasterio y Lezama.

Sin lugar a dudas el espejo de agua es el principal atractivo de la ciudad. Tiene una superficie de 3020 hectáreas y profundidad media de 1,50 metros, por lo cual la laguna no es profunda.

Alrededor de la laguna todo respira a deportes: gran cantidad de actividades náuticas, hay también escuela de windsurf, de remo, escuela de vela, de kayaks, de piloto aeronáutico, con alquiler de equipos para actividades deportivas. Los aventureros se anima a las travesías en kayaks por las lagunas encadenadas.

La pesca también es uno de los motivos por los cuales cada fin de semana muchos visitantes llegan hasta la laguna. Las especies más buscadas por los pescadores son los pejerreyes y los tarariras.

Laguna de Chascomús. Excelente para deportes acuáticos

Algo más tranquilos son los paseos en lancha por la laguna de Chascomús y las salidas de pesca. Y para los reflexivos, sentarse a disfrutar la vista o un buen libro aseguran un día de descanso y tranquilidad en contacto con la naturaleza.

Una opción más que interesante para las familias o los más jóvenes es acampar y las opciones tienen todos los servicios: restaurantes, parrillas, asadores criollos, instalaciones modernas y limpias.

En cuanto a la gastronomía hay desde vinos y picadas, pulperías, resto bar o pizzerías.

Los que disfrutan de la cultura del lugar podrán visitar el Museo Pampeano y la Casa de Casco.

El museo funciona en una casona histórica que conserva gran parte de su arquitectura original. En sus salas se exponen objetos y documentos que son testimonios de la historia de Chascomús y de la región pampeana.

Aunque la edificación chascomunense ha sido arquitectónicamente modesta, resultan interesantes algunos solares, por ejemplo: el de la Capilla de los Negros, así llamada porque durante un largo período su principal feligresía fue constituida por descendientes de africanos.

Capilla de los Negros fue fundada en 1862 como lugar de encuentro de la comunidad negra de la ciudad, con el fin de celebrar su religiosidad, sus bailes tradicionales y organizar los candombes. Nombrado Lugar Histórico Nacional y elegido por la UNESCO como uno de los cuatro sitios de memoria en nuestro país dentro del programa “La Ruta del Esclavo“.

Capilla de los Negros, dentro de la ruta de los escalvos

Conserva su piso de tierra original, se ilumina a vela y en su interior se pueden apreciar imágenes de distintas religiones. En la actualidad cumple 150 años de su fundación.

Palacio Municipal de Chascomús

El edificio de la municipalidad es atractivo arquitectónicamente, fue edificado sobre los cimientos del antiguo cabildo colonial y el antiguo cabildo, a su vez, fue edificado sobre el primitivo fortín fundacional.

Antigua Casa de Casco

Por su antigüedad también cabe hacer mención de “La casa de Casco“, amplia vivienda que tras ser ejecutado su dueño al ser derrotada la revolución de los Libres del Sur pasó a ser un cuartel de las fuerzas rosistas, por este motivo muchas veces se le llama “Casa de Rosas”.

Las fabricas de botas y talabarterías son un clásico en Chascomús, para llevarse algo muy nuestro.

Iglesia Catedral Nuestra Señora de la Merced

La Iglesia Nuestra Señora de la Merced, que fue construido en el emplazamiento actual, en 1849, y refaccionado posteriormente. Es de estilo postcolonial; tiene un pórtico con cuatro columnas, enmarcado por dos torres, una es el campanario, la otra tenía un reloj y sirvió de cárcel a Vicente Casco. En 1980 el Papa Juan Pablo II creó la Diócesis de Chascomús y su Iglesia fue elevada a la categoría de catedral.

El Parque Libres del Sur ofrece un espacio recreativo histórico y cultural sin precedentes: “así empieza la historia” en este espacio lindante a la laguna, y prácticamente céntrico se pueden revivir los comienzos de Chascomús construido en adobe y paja, la capilla, la comandancia y la pulpería, el perímetro en palo a pique y un imponente mangrullo hacen de este lugar un viaje al pasado. Se puede visitar y se acompaña con un guía que explica la historia y el proyecto, cuenta con gastronomía típica sobre la base de guisados carnes a la parrilla horno de barro y disco de arado. Juegos criollos y antiguos, música en vivo, continuamente exposiciones culturales de dibujo y pintura, disertaciones y presentaciones de libros y escritores, ceramistas, artistas plásticos y toda clase de referente cultural.

El Museo del Tren se encuentra en la vieja Estación Chascomús, y allí se realizan actividades culturales.

Hay de todo y para todos, Chascomús es una ciudad ideal para visitar en los días más lindos del verano. ¿Te la vas a perder?





Comentarios