Este diseño argentino se conecta a USB y calienta la yerba para evitar que el mate se enfríe o se lave. 


Para muchos argentinos, además de una infusión, el mate es una compañía. Pero es común que al consumirlo en el trabajo, o mientras estamos ocupados, nos olvidemos de él por un rato y que la yerba se enfríe, lo que lleva a que al cebar el agua bien caliente se termine lavando. 

Este problema encendió la lamparita de Pablo Damián Gallego, quien diseñó un mate eléctrico que promete cambiar la experiencia de consumo de esta bebida por completo. El dispositivo se conecta a un puerto USB y mantiene la yerba caliente en todo momento, evitando el choque térmico que lava el mate.

Según cuenta Pablo, comenzó a desarrollar el primer prototipo hace siete meses para presentarlo en Innovar, una exhibición pensada para emprendedores y pequeñas startups que organiza todos los años la Secretaría de Gobierno de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

“No gané ningún premio, porque era apenas un prototipo y faltaba hacer muchos ajustes, pero la primera vez que presenté la idea fue ahí”, contó a Infobae.

El producto es impermeable y completamente seguro, ya que trabaja con electricidad. Además, es inalámbrico gracias a la tecnología inductiva que emplea. “El mate es de acero inoxidable en su interior. La materia prima es toda de origen nacional, salvo por la tecnología de la base inductiva que la importo del exterior, porque no se produce acá”, detalla el creador.

Este invento promete ayudar a ahorrar yerba. “Hicimos cientos de pruebas, comparando materiales, volúmenes, temperaturas y corriente eléctrica, todo hasta encontrar el balance perfecto entre un buen mate y la practicidad“, explican sus creadores en el sitio web de la empresa.

Según contaron sus creadores, el “mate eléctrico” se mantiene siempre caliente arriba de los 60°, mientras el mate “clásico” suele bajar abruptamente, por debajo de los 35°.

Para financiar este proyecto, Pablo recurrió a sus ahorros y préstamos. Aunque no descarta la búsqueda de inversores en el futuro. Por el momento, su foco está puesto en comercializar el producto.

“Comencé a dar a conocer el mate hace poco: creé la cuenta de Twitter el fin de semana y la de Instagram hace apenas un mes y ya vendí todas las unidades que tenía en stock”, reconoce sorprendido.

Su próximo objetivo es abrirse al mundo. “Me contactó mucha gente que está interesada en comprar el producto, pero además tengo ofertas para comercializarlo en Uruguay, Estados Unidos y hasta Suecia”, revela.

Por el momento, estos mates se venden solo de manera online y se ofrecen en cuatro versiones: clásico, USB, inductivo y LED. Los precios publicados en su sitio web varían entre los $699 y los $2700.





Comentarios