A 77 años de su nacimiento, repasamos el último aporte del científico inglés.


Sin dudas, la muerte de Stephen Hawking fue un duro golpe para el mundo de la ciencia. No solo por sus aportes al conocimiento del universo, sino porque era el científico más famoso del mundo y ésa es una profesión donde ser famoso es bastante raro.

Por suerte para nosotros, Hawking trabajó hasta el final de sus días y de hecho dejó una publicación póstuma, que expone su última teoría. El paper fue publicado en la “Journal of High Energy Physics” y resuelve un problema de la teoría de la inflación eterna.

Esta teoría apareció a principios de los 80 y vino a resolver algunos inconvenientes de la teoría que se tenía hasta ese momento, la cual afirmaba que luego del nacimiento del universo (el Big Bang), éste se expandió por un tiempo pero luego fue desascelerando esa expansión mientras toda la energía se fue convirtiendo en materia y radiación. Pero el problema con esta teoría es que no explica porque todo el universo tiene prácticamente la misma temperatura y es sorprendentemente plano.

La urna con los restos mortales del científico Stephen Hawking, en la Abadía de Westminster, Reino Unido.

La teoría de la inflación eterna solucionaba esto afirmando que el universo deja de expandirse en determinados sectores (donde, justamente, aparecen la materia y las galaxias) y en otros sigue expandiéndose sin parar. Así, este universo sería plano y tendría la misma temperatura en todos lados. Pero si la inflación es eterna, terminaría formando un multiverso en donde el espacio se divide en burbujas o parches que tendrías distintas leyes físicas entre sí.

El gran problema con la inflación eterna, dicen Hawking y su coautor, el profesor Thomas Hertog, es que si bien asume que el multiverso evoluciona según la física clásica, también depende de los efectos cuánticos, y estas dos áreas de la física no funcionan bien juntas. Pero ellos lo explicaron usando la teoría de las cuerdas.

De esto se desprende que el universo tuvo efectivamente un comienzo y que es mucho más simple de lo que se creía. “No estamos reducidos a un solo universo único, pero nuestros hallazgos implican una reducción significativa del multiverso, a un rango mucho más pequeño de universos posibles”, dijo Hawking.

Ahora resta encontrar evidencia de esto. La inflación eterna debería haber producido ondas en el espacio-tiempo conocidas como ondas gravitacionales primordiales. Habrá que esperar para comprobarlo.





Comentarios