Viajamos a una reserva de montaña donde los turistas pueden experimentar un alojamiento que combina lo natural de acampar con la comodidad de un hotel.  


Acampar tiene la magia de conectarnos con la naturaleza sin intermediarios: despertar con la tibieza de los primeros rayos del sol en la mañana, con el sonido de un arroyo de fondo y el paisaje de las montañas recortadas contra el cielo. Pero aunque muchos disfrutan de este contacto con lo natural, hay viajeros que no quieren resignar las comodidades de un hotel. En busca de una experiencia renovada, en los últimos años hizo furor en varios destinos del mundo un nuevo concepto de turismo llamado “glamping”, alojamientos que combinan las típicas carpas con las comodidades de un hotel de lujo, en el corazón de los lugares más vírgenes. Rumbos viajó a conocer Huemules, un “glamping” en pleno bosque cordillerano de Chubut, a 23 kilómetros de la ciudad de Esquel.

Alojamiento: un concepto diferente

Naturaleza con glamour. Más info: www.huemules.com

Con forma semiesférica, los domos de Huemules conservan el encanto de dormir en la naturaleza gracias a su enorme ventanal desde donde ver las montañas de día y las estrellas de noche. En su interior tienen sommier, edredones de pluma, baño completo, una salamandra y agua caliente y luz. Debido al espíritu eco-friendly del lugar, toda la estancia utiliza energía basada en el ciclo hidrológico, complementado con uso de madera muerta en estufas de bajo consumo. Además, reutilizan los residuos orgánicos para hacer compost y emplean detergentes, jabón y shampoo biodegradables en envases reutilizables.

Gastronomía: sabores patagónicos

Naturaleza con glamour.

Con un completo menú de desayuno, almuerzo, merienda y cena, en Huemules se disfruta lo mejor de la comida patagónica. En un hermoso y amplio domo comedor con vistas a las montañas, se sirven desayunos buffet con medialunas, panes y mermeladas caseras elaborados por el chef. Si el clima acompaña, los almuerzos se convierten en picnics junto a un arroyo con asado o cordero a la cruz. Para cenar, se degusta trucha y carnes de caza mientras se toman buenos vinos o cervezas al calor de la salamandra.

Excursiones: aventuras para todos los gustos

Naturaleza con glamour

Ubicada a 1100 metros de altura, justo en el límite entre el bosque de lenga y el ñire, Estancia Huemules creó una reserva de montaña de 6.000 hectáreas con sólo diez domos, lo que le brinda a cada viajero una experiencia de paz y privacidad. Junto con el precio del hospedaje, se incluye pensión completa y dos excursiones diarias, que pueden ser trekking, cabalgatas o recorridos de mountain bike. Cada excursión está pensada en una modalidad estándar, con dificultades aptas para la mayoría del público. Los visitantes pueden pedir adaptaciones de las mismas, con mayor o menor exigencia de acuerdo a los gustos y las capacidades. A través de los recorridos, es posible visitar imponentes bosques de más de 120 años de antiguedad, transitar viejos caminos mineros y apreciar vistas panorámicas de los cerros. Una vez por mes, se realiza una excursión de trekking nocturno para admirar la luna llena.





Comentarios