Les propongo un postre en honor a Vivien Leigh, en su papel de Scarlett OHara, en el filme "Lo que el viento se llevó".


Para fin de año, y entrando en el verano, dos recetas de postres frutales que, por rarezas de la memoria, relaciono con personajes que conocí en la literatura y en el cine de mi adolescencia. 

El primer postre que les propongo es por Vivien Leigh en su papel de Scarlett O’Hara. La tempestuosa Scarlett siempre quiso ser una dama refinada como su madre sureña, pero la irlandesa que anidaba en su corazón terminaba traicionándola. Su nombre, el color rojo que tanto le gustaba y las cerezas (además de la gelatina de grosellas), combinan con la dueña de Tara. Así que bien podemos llamarlo como ella.

Lady Scarlett

Ingredientes por copa: 200 g de cerezas, ¼ l de agua, 200 g de azúcar, 1 cdita. de gelatina de grosella, 2 copitas de Kirsch.

Preparar un almíbar ligero con agua y azúcar, cocinar en él las cerezas de 10 a 15 minutos, escurrir y colocarlas en compoteras. Fundir el jarabe de las cerezas con la gelatina y verter 2 cdas. por porción. Calentar el Kirsch, echar unas cditas., flambear y servir todavía en llamas, que nos traen a colación el incendio de Atlanta en lo más cruento de la guerra de la Secesión Norteamericana.

Si las conseguimos, desgranar algunas moras sobre la compotera antes de encender el Kirsch.

Tarta Sabrina

Ingredientes para 8 personas:

− Para la masa: 300 g de harina leudante, 150 g de manteca, 1 taza de leche entera, 1 huevo y una pizca de sal.

− Relleno: 8 peras maduras, 450 g de ricota, 2 huevos, 150 g de azúcar, 1 y ½ cda. de harina de maíz y 2 clavos de olor.

− Para cubrir: 200 g de harina común, 100 g de manteca, 150 g de azúcar gruesa, 120 g de almendras.

Encender el horno a 190 grados. Para comenzar, echar la harina en un bol, agregar la manteca, el huevo, una pizca de sal y un poco de leche. Amasar añadiendo cuidadosamente la leche hasta que la masa se note blanda. Cubrir y dejar descansar de 20 a 30 minutos.

Para el relleno, pelar las peras, quitarles el cabito, partirlas por la mitad y sacarles las semillas. Unir la ricota con los huevos, el azúcar y la harina de maíz. Revolver hasta que el relleno se vuelva cremoso. Dejar en espera.

Para la cobertura, mezclar el azúcar, las almendras y la harina.

Para el armado, enmantecar un molde redondo, aplanar la masa leudada con las palmas y acomodarla en él, forrando los bordes. Tapizar con un poco de la crema de relleno. Acomodar luego las peras con el corazón hacia abajo y el cuello hacia el centro. Insertar los clavos de olor. Cubrir con el resto de la crema y alisar.

Espolvorear por encima el molido de almendras. Cortar fetas finas de manteca y esparcir arriba. Dar una sacudida al molde para que todo quede parejo y meter al horno por una hora aproximadamente.

Su sabor se agudiza si lo ofrecemos con una copita de algún vino de sobremesa. Si lo servimos para acompañar el té, hacer una compota espesa con las peras, un poco de azúcar y un clavo de olor, que luego retiramos. Luego, se siguen las indicaciones de la preparación, pero se substituye la cobertura por una crema chantilly con almendras.

Si es para el postre, bañar con coñac y flambear en la mesa. Eso le daría “el toque de distinción” que gustaba a la Holly de Breakfast at Tiffany’s, de Truman Capote, interpretada por Audrey Hepburn.

Sugerencias:

1) Ver de nuevo Lo que el viento se llevó; sigue siendo romántica y deslumbrante;

2) Regalemos la novela de Capote a los jóvenes de la familia ¡les encantará!





Comentarios