Una joven rusa se quitó la ropa y saltó sin pensarlo, pero le salió mal y se volvió viral.


Aunque parezca extraño de este lado del globo, meterse en un lago congelado es un ritual muy común en Rusia. Primero se usaba como penitencia para pedir perdón por los pecados, como método para curar enfermedades o como sinónimo de fortaleza, ya que así quien lo hacía demostraba que podía soportar temperaturas bajo cero. Pero, en la era de internet, se volvió un desafío viral que no siempre sale bien.

Esto le pasó a una joven rusa que se dispuso a saltar a un lago congelado en ropa interior mientras alguien la filmaba. La chica, se quitó la ropa, tomó coraje y se aventó al agua, pero se chocó con hielo sólido.

El golpe fue tan fuerte que terminó en el hospital con un tobillo quebrado y tuvo que hacer varias semanas de reposo. Después de recuperarse, la joven quiso compartir la foto del yeso en sus redes sociales y contar lo sucedido.

Así quedó el tobillo de la joven rusa que saltó al lago congelado

No es la primera vez que este ritual sale mal. Hace un tiempo el video de un hombre -también ruso- que saltó a una pileta congelada y se terminó golpeando con el hielo también se hizo viral.

 ¡Qué dolor!





Comentarios