Isamu Kato viajó desde Tokio a Buenos Aires sólo para asistir a la gran final de la Libertadores. Se hizo fanático en el 2001.


Isamu Kato es un japonés que se hizo fanático de Boca en el 2001. Aprovechando la final histórica de la Copa Libertadores, viajó de Tokio a Buenos aires para ver el partido en la Bombonera.

El hincha de 31 años contó que viajó durante 33 horas y que estará en Argentina menos de 24, pero la pasión puede todo.

Así lo describió en su cuenta de Twitter: “33 horas desde Tokio. 24 horas en Buenos Aires. La Copa Libertadores es mi obsesión“, escribió y agregó un video suyo cantando temas de La 12.  





Comentarios