Los hermanitos están más compinches que nunca y usan el lenguaje de señas como código para hablar sobre sus papás.


Mayor y Menor #791


En esta nota:

Chanti Humor Rumbos #791



Comentarios