Ciudadanos pensaron que se trataba de una medida de seguridad para respetar el distanciamiento social.


En el marco de las secuelas que ha dejado el Coronavirus y que aún no cesa en distintas partes del mundo, la ciudad de París despertó el lunes repleta de osos de peluche que dieron a entender a los ciudadanos que se trataba de una medida sobre el distanciamiento social.

Un usuario de las redes sociales fue quien registró el hecho que incluso él mismo sospechó que se trataba de un método para respetar la medida de seguridad sobre el distanciamiento social.

El joven tomó una captura de un bar donde en vez de personas en las sillas, había osos de peluche de gran magnitud. “Miren estos ositos para respetar la distancia social en París”, escribió el joven.

No obstante, luego de que el tweet llegara recibir 11 mil likes y mil retweets, se conoció que no se trataba de una medida de seguridad, sino de una obra de arte realizada por el artista Philippe Labourel, dueño de una librería que coloca a los nounours (osos de peluche en francés) en distintos lugares del barrio desde hace casi un año.

Se trata de una medida para promocionar su pequeño comercio de proximidad y darse visibilidad, algo que se ha disparado en las últimas horas gracias a que al imagen se convirtiera en viral en las redes sociales.





Comentarios