Benito Fernández ha demostrado que en los momentos difíciles la mejor solución es reinventarse. Cuando comenzaron los primeros casos de coronavirus, el reconocido diseñador estaba a punto de presentar su nueva temporada de invierno en pasarela pero tuvo que ser cancelado por las medidas de aislamiento preventivo.

Fernández no se detuvo, analizó la situación y logró su primer desfile virtual. Ahora, después de la continuidad de la cuarentena, sumado a todos los problemas que el cierre de locales ha llevado para la industria de la moda y en especial el cambio de paradigma a nivel mundial, el diseñador tiene algo muy claro:

"No soy el mismo desde que arrancó esta pandemia y no voy a salir igual de esto", aseguró Benito en dialogo con Rumbos digital. "Es un momento muy difícil para todos y me parece que nos impacta. Todos los días hay algo nuevo, algo que no sabemos, algo desconocido, algo inimaginable pero dentro de eso, estoy fuerte, de pie más que nunca, reinventadome yo y reinventando mi marca".

Benito no ha parado de inventar durante la pandemia, a pesar de las circunstancias, el distanciamiento social lo llevó a idear un proyecto familiar, junto a sus dos hijos, Marina y Lucas.

Benito Fernández junto a sus hijos Marina y Lucas. (web)

"Comencé a ver las cosas que tenía lejos porque esto me aleja de las cosas, pero me acerca a otras, como son mis hijos y empecé a ver a través de ellos," afirmó el diseñador. A diferencia de Marina, Lucas buscó otro camino para su vida en el ámbito de la música, ahora es fuente de inspiración de su padre y de los cambios de su marca ya que Lucas "desdibuja esa brecha de lo femenino y lo masculino".

Fue así como nació una colección cápsula que porta una particularidad: prendas "sin género" o genderless. "Yo vengo de una generación donde todo se ocultaba. Me parece que eso nos lleva a donde estamos hoy, las grandes potencias, los científicos nos ocultan cosas. Yo comencé a trabajar en esto hace mucho, a dejar de ocultar, a tratar de expresar lo que siento, lo que quiero por donde van mis deseos".

Benito Fernandez durante su desfile virtual. (web)

Benito, al igual que miles de argentinos, no tiene claro que pasará a futuro con el mundo, con la pandemia o con su marca: "no sé si será un éxito o un fracaso pero no quiero ocultar más nada". Sobre la industria de la moda, Fernández piensa que es momento de valorar más a los diseñadores argentinos: "nos falta juntarnos y tomar una decisión, hacer de esto un gran emprendimiento pero no en lo individual".

Para el diseñador "la moda expresa inmediatamente lo que nos pasa ahora", con todo lo que ocurre actualmente en el mundo, Benito piensa que tal vez podamos comparar las nuevas tendencias con la de los años 80: "Lo más importante de los 80 fueron las remeras por las frases de las ideologías" y ve a los tapabocas o barbijos como ese disparador: "A partir de ahora, la ropa va a comunicar a través de los barbijos, ya hay barbijos que expresan en la calle".