¿A quién no le pasó? Se arma una juntada con amigos. Hay asado o picada y la bebida infaltable en cualquier encuentro: la cerveza. Pero surge un problema. No hay destapador.

Muchos salen del apuro con la utilización hábil de algún encendedor o el revés de un cubierto. Los más atrevidos, se valen de los dientes (preferentemente, los colmillos). Pero hay a quienes se les complican estos movimientos o no disponen de esos elementos a mano.

(Web)

Para todos ellos, les brindamos una serie de soluciones. Desde el anillo de casamiento, pasando por una cuchara, hasta hacer "palanca" con otra botella. Sin contar otras salidas más extravagantes, como el uso de un viejo compact disk (¿quién los necesita en esta época?), el taco de un zapato, un destornillador o un martillo.

Te dejamos el video para que elijas qué manualidad se adapta a tu medida y sorprendas a todos:

Ojo. Hay personas que llevaron el reto a otro extremo (en ocasiones, peligroso). No recomendamos que pruebes ninguno de estos métodos en tu casa, porque te podés lastimar.

Pero, para que veas hasta dónde puede llegar la desesperación por una "fresca" (y te rías un poco), te mostramos el desafío de destapar una botella con esmeriladoras, cordones, ruedas de bicicleta, pelotas y otros inusuales objetos. Delirante.