Los fanáticos de los Iowa Hawkeyes se volvieron virales gracias a un video que muestra el gesto ejemplar que tienen antes de cada encuentro deportivo.


Un gesto ejemplar une en cada partido a miles de fanáticos de los Iowa Hawkeyes (Ojos de Halcón, en español), un equipo de futbol americano de la Universidad de Iowa, en los Estados Unidos, cuyo estadio está ubicado justo frente al Hospital Infantil Stead Family.  Cada semana, los aficionados se voltean y saludan a los niños internados, y tratan de animarlos con diferentes propuestas.

Gracias a que el noticiero local The Inside Edition volvió viral la historia y el video, se conoció que al finalizar el primer trimestre, en cada encuentro deportivo, la multitud realiza lo que se conoce como “The Wave”. Se trata de una rutina en la que más de 70.000 personas se levantan en masa para saludar y gritar a los pacientes del hospital pediátrico inaugurado al otro lado de la calle.

Hacer un tiempo, gracias a la publicación de Hillary Hemphill, la mamá del pequeño Wyatt, se pudo ver reflejado el impacto de este lindo gesto.

Según contó la mamá a través de una publicación en Facebook, su hijo padece un raro trastorno de inmunodeficiencia que apenas podía levantar la cabeza, pero el saludo proveniente del Estadio Kinnick le dio la fuerza para levantar el brazo y responder.

“La primera vez que en realidad sonrió y se rió desde que [hemos] estado aquí”, escribió Hillary sobre cómo cambió la actitud de Wyatt al ver este espectáculo solidario. “Esto es algo asombroso. ¡Se sintió tan especial! ¡Gracias a todos los que saludaron! Tenía lágrimas en los ojos. Incluso a pesar de todo, sonrió”, contó la mujer conmovida.

Como su hijo no tenía fuerzas para ponerse de pie, Brandon, el papá de Waytt contó en diálogo con el noticiero: “Rodamos su cama”. Y reconoció emocionado: “Tan pronto como vio salir a los jugadores de fútbol, ​​sonrió”.

“Le dijimos:” ¡Te van a saludar! ¡Te van a saludar! ¡Tienes que mirar! ”La gente comenzó a darse la vuelta, saludando y animando durante 10 o 15 minutos”, recordó el hombre sobre este espectáculo que le devolvió la alegría a su hijo.

“Hay personas en las gradas que deben tener parientes en el hospital”, dijo el padre de Wyatt, y detalló: “Porque están sosteniendo carteles con los nombres de las personas en ellos”.

Wyatt Hemphill mira emocionado a la ola de los hinchas de los Iowa Hawkeyes (Foto: Facebook)

Según contó Brandon, su hijo nació con esta enfermedad y los médicos tardaron dos años en encontrar un diagnóstico. El pequeño Waytt recibió un trasplante de médula que debería haber aumentado su resistencia, pero aún su sistema está luchando con la médula donante.

“Si el trasplante no toma, tienen que hacer todo el proceso de nuevo … Es solo esperar y ver”, dijo el hombre sobre la evolución de su hijo. “La única cura es otro trasplante de médula ósea”, aseguró.

Pese a que para los papás de Wyatt estos últimos cuatro años han sido una pesadilla, ver la sonrisa de su hijo en cada encuentro de los Iowa Hawkeyes es un lindo consuelo. 





Comentarios