La artista está en recuperación y su psiquiatra falleció repentinamente. Se dice que los medicamentos que consume ya no son eficaces.


Britney Spears está atravesando un difícil momento personal, su psiquiatra falleció repentinamente por causa de una aneurisma y su papá, Jamie Spears, quien actualmente está a cargo de ella y sus finanzas, anunció que presentará un pedido para liberarse de su tutela hasta enero de 2020.

En medio de todo esto, Kevin Federline, el exmarido de la “Princesa del Pop” acusó a su suegro por abusos físicos contra uno de los dos hijos que tiene junto a la cantante y se quedó con la mayor parte de la custodia.

La muerte del médico de la artista de dio junto cuando el juez que lleva el caso de Britney estaba por recibir un reporte de un perito de la Corte que lleva tres meses analizando si el tratamiento médico y los cuidados que recibe la artista son correctos.

En 2008, Britney sufrió una crisis psiquiátrica por la cual fue declarada “incapaz de cuidarse a sí misma”. Pero, mientras su mamá Lynne cuestiona los cuidados de su exmarido, la artista quedaría a cargo de Jodi Montgomery, su cuestionado gerente de cuidados.

Según informó TMZ, la medicación que estaría recibiendo Britney no sería la adecuada, ya que las drogas habrían perdido su eficacia y los médicos estarían buscando una nueva combinación.

Britney Spears junto a sus dos hijos Sean y Jayden Ferderline (Foto: Archivo)

De cara a la última recaída que tuvo la artista, por la cual sus fans iniciaron una campaña en las redes sociales para que la dejaran salir de la clínica psiquiátrica bajo el lema #FreeBritney, se comenzó a cuestionar la capacidad del recientemente fallecido doctor Benson, quien se hizo famoso por su trabajo con equipos de la NFL y NBA, pero que no tenía experiencia en casos más complejos.

Britney Spears junto a su papá Jamie y a su mamá Lynne (Foto: Archivo)

Ahora, para saber si Jamie seguirá siendo el tutor de Britney la justicia deberá evaluar el tratamiento médico de la artista, la denuncia por agresiones físicas contra su Sean, el hijo de 13 años que tuvo con Federline y también tener en cuenta la salud del hombre que, según contó la cantante, estaría luchando contra una enfermedad.

“Es importante poner a la familia primero… esa es la decisión que tengo que tomar. Hace unos meses mi padre fue hospitalizado y casi muere… estoy tan agradecida de que esté vivo, pero aún hay un largo camino por delante”, escribió hace un tiempo la estrella en su cuenta de Instagram.





Comentarios