El hombre compró un boleto y acertó el premio mayor. Pero se niegan a darle el dinero porque habría pagado con una tarjeta falsa.


Mark Goodram vive en Inglaterra, tiene 36 años y la semana pasada salió de prisión, después de pasar 8 meses recluso por robar en un garage. Los aires de libertad le dieron ganas de comprar un billete de lotería, de esos de “raspá y ganá”, y se sacó el premio mayor, nada menos que 4 millones de libras (algo así como 234.120.000 pesos argentinos).

Goodram le pidió dinero prestado a unos conocidos y se fue a celebrar con su amigo Ross Watson, de 31 años, quien también estuvo en prisión hasta julio de 2018 por cometer fraude con tarjetas de crédito.

Los amigos se fueron a Londres de fiesta y se tomaron fotografías que subieron a Facebook, en ellas posaron con varios billetes falsos de 50 libras, mostrándose como auténticos millonarios. Pero la alegría les duró poco.

Mark Goodram salió a festejar junto a un amigo que había ganado el gran premio, pero no se lo pagaron.

La empresa Camelot, que gestiona la lotería nacional británica, decidió no pagarle el premio al ganador. Según contó al periódico inglés Metro, el hombre compró el billete con una tarjeta de débito que solo se consigue si está asociada a una cuenta bancaria y ni Goodram ni su amigo eran propietarios de cuenta alguna.

Mark Goodram estaría viviendo en la calle a la espera de que Camelot tome una decisión

Cuando la empresa le solicitó la cuenta, el hombre dijo que había comprado el billete con dinero en efectivo. Pero después cambió su versión y aseguró que un amigo suyo, llamado John, le había comprado el boleto. Pero nadie pudo dar más detalles sobre este supuesto amigo.

Ante esta situación, Camelot se negó a pagar el dinero al considerar que la compra del boleto fue realizada con una tarjeta robada o falsa

Como no existen precedentes en Inglaterra de un hecho similar, la empresa anunció que realizará una profunda investigación para comprobar el origen de la tarjeta que se utilizó en la compra del billete premiado: solo entonces decidirá si paga a Mark sus 4 millones de libras o no.

Mientras tanto, según informó el diario Mirror, se supo que el hombre vive en la calle y tiene pensado llevar a Camelot a la Justicia para reclamar sus fondos.





Comentarios