Según la fiscal, el joven negó que conocía al muchacho con el que pasó toda la tarde antes del homicidio.


Luego de ser acusado por brindar falso testimonio sobre el asesinato de una madre de 32 años en la zona oeste rosarina, el joven de 19 años detenido el último fin de semana en relación al caso quedó en libertad este lunes bajo la condición de cumplir con reglas de conducta durante 90 días.

Valentín Zeballos fue apresado el sábado pasado por la Policía de Investigaciones (PDI) como parte de las medidas para esclarecer el homicidio de María Soledad Sotelo. La fiscal Marisol Fabbro sostuvo que el imputado por encubrimiento agravado “sabía cosas que no dijo al declarar” ante las autoridades en el inicio de la pesquisa en barrio San Francisquito.

“Todos los testigos presenciales manifiestan que estuvo en compañía del presunto autor del hecho toda la tarde“, remarcó la funcionaria sobre las pruebas recolectadas hasta el momento. En base al relato coincidente de al menos tres personas que vieron lo ocurrido en Alsina al 2800, las autoridades a cargo de la causa dan por acreditado que Zeballos no proporcionó datos del prófugo por el asesinato. “Dice no conocerlo y niega toda esta situación”, enfatizaron fuentes oficiales.

En la conferencia de prensa posterior a la audiencia, Fabbro informó que la casa del presunto autor material del homicidio fue allanada este lunes y también se requisó otra vivienda, aunque ambos procedimientos tuvieron resultado negativo. En tanto, el joven bajo sospecha por falso testimonio pagó una fianza de cinco mil pesos, tiene prohibido salir del país y debe presentarse una vez por semana ante la Justicia. A su vez deberá evitar contacto familiares de Sotelo por el plazo que dispuso la jueza Silvia Castelli.





Comentarios