El DT auriazul pretende al menos seis refuerzos y la dirigencia ya sabe quienes no seguirían. 


Con la finalización de la Superliga, en Rosario Central empiezan a diagramar el plantel para la próxima temporada donde el Canalla deberá luchar para mantener la categoría. En ese sentido, la dirigencia ya conoce qué pretende Diego Cocca y cuáles son las posiciones que quiere reforzar.

Según consignaron a El Ciudadano, el DT quiere incorporar seis futbolistas siempre y cuando la dirigencia no venda a algunos de los jugadores que el entrenador considera importantes. El técnico quiere dos futbolista por línea: un lateral por el sector derecho, un zaguero central zurdo, un volante por derecha, un mediocampista para ocupar la posición de carrilero por izquierda y dos delanteros.

Por otro lado, esperaran por Agustín Allione quien será sometido a una intervención quirúrgica por una sinovitis que le demandará entre cuatro y seis semanas de recuperación. El técnico lo quiere ver en pretemporada y allí definir su continuidad.

Entre los que no seguirían están el uruguayo Washington Camacho a quien se le vence el contrato el próximo 30 de junio. De los juveniles, el DT sólo tendría en cuenta a Maxi Lovera, Rodrigo Villagra y Emmanuel Ojeda, el resto parece tener los días contados.

La situación de Claudio Riaño todavía es indefinida. El jugador está a préstamo hasta junio del año próximo en Central, no rindió como se esperaba y Cocca esperará a ver las alternativas que tiene en ataque para tomar una decisión.

En cuanto a Jarlan Barrera, el entrenador lo quiere poner a tono físicamente con una buena pretemporada ya que considera que puede ser importante en el próximo semestre.






Comentarios