El fuerte viento provocó serios daños en varios puntos de la ciudad, aunque no se registraron heridos.


La tormenta que desató en las primeras horas de la tarde de este martes en Rosario provocó fuertes destrozos en varias zonas de la ciudad. En pleno microcentro cayó mampostería en momentos en los que circulaban varias personas por la zona, mientras que en barrio Abasto un árbol destrozó a un auto que estaba estacionado.

En Sarmiento al 700, el fuerte viento provocó la caída de mampostería de una vieja casona deshabitada que se encuentra sumamente deteriorada, y cuyas pésimas condiciones ya habían sido motivo de denuncia de vecinos.

Por fortuna, el material desprendido no provocó lesionados. No obstante un gran ventanal de madera quedó a punto de caer y podría haber causado mayores inconvenientes.

En la esquina de Paraguay y San Juan cayeron ramas de árboles que complicaron la circulación, mientras que en Pasaje Amelong y Viamonte las fuertes ráfagas tumbaron un árbol de importantes dimensiones que cayó arriba de un Volkswagen Gol y de un Chevrolet Corsa que estaban estacionados.

Lo llamativo es que los vecinos del barrio ya habían solicitado al municipio que retirara ese ejemplar porque estaba a punto de caerse.






Comentarios