La Municipalidad seguirá trabajando con la Movi porque no se aplicarían los beneficios en el costo de la tarifa.


Pasados tres meses desde la fecha anunciada por la Municipalidad de Rosario para comenzar a utilizar la SUBE en el Transporte Urbano de Pasajeros (TUP), Mónica Fein dijo que no avanzaron con la reforma porque la tarjeta “no va a tener ninguno de los beneficios que hay en otras ciudades”.

En el marco de la presentación de nuevo equipamiento para el mantenimiento del alumbrado público en la ciudad, la intendenta explicó que está descartada la posibilidad de que paguen menos los jubilados, el personal doméstico y quienes perciben la Asignación Universal por Hijo (AUH).

No tiene sentido que hagamos esa inversión“, sentenció la titular del Palacio de los Leones para echar por tierra el plan original de instalar máquinas canceladoras que debían convivir con las de la tarjeta Movi en la transición hacia el nuevo sistema de colectivos.

Luego del cierre de la principal carrocera nacional dedicada a fabricar vehículos como los que requiere el pliego actual, la dirigente socialista aseguró: “Ya tenemos el 70% de las unidades con aire acondicionado y piso bajo; vamos a continuar a pesar de lo de Metalpar“.

Fein recordó que la Nación actualmente aporta “un tercio” del dinero que enviaba para subsidiar el servicio, lo que convirtió a la Municialidad en el principal aportante para garantizar la prestación junto con nuevos fondos de la Provincia.

Finalmente la intendenta manifestó que el boleto actual está en un “valor importante” que es “difícil de sostener” y concluyó: “No pensamos en modificar el precio, aunque no puedo asegurar nada en este país“.






Comentarios